sábado, 30 de julio de 2011

DESCUBRIENDO OTRA LISBOA

Lisboa, la capital de Portugal, es una autentica joya, y además al lado de casa. Intentar plasmar en un post la ciudad no es solo un despropósito, es además un imposible, al menos para mi, porque son tantas las cosas que hacer, ver y sentir que me resulta francamente complicado describirlo en este blog. Tal vez algún día haga una autentica guía de viaje sobre esta fascinante urbe, pero por ahora, lo que pretendo es ofrecer algunos "tips" a aquellos viajeros que deseen conocer algunos sitios curiosos más allá de os típicos citados en las mencionadas guías, donde comer, relajarse o tomarse una copa...


Una buena zona donde empezar a explorar la ciudad es el barrio de Belem, ahí se encuentran algunos de los monumentos más importantes de la ciudad, la Torre de Belem, el monumento a los Descrubridores y sobre todo el impresionante Monasterio de los Jerónimos. Cerca del monasterio, es parada obligatoria para descansar y reponer fuerzas la Antigua casa dos Pasteis de Belem, donde se encuentran los riquisimos y famosisimos pasteles de Belem, cuya receta secreta lleva elaborándose de la misma manera y forma desde hace 174 años. Os recomiendo ir por la mañana a desayunar, prontito, ya que no hay mucha gente. El local es digno de verse y de admirar. En sus paredes los clásicos azulejos portugueses pintados a mano. También es posible comprar los pastelitos y llevarlos a casa, pero es recomendable consumirlos antes de dos días.

 Antigua casa dos Pasteis de Belem - Rua de Belem 84-92 (http://www.pasteisdebelem.pt/)

El genuino pastel se toma tibio y se espolvorea con azúcar glass y canela..delicioso!

La cara más bohemia de Lisboa está en el barrio Alto, donde se concentran multitud de locales musicales. Cerca podemos encontrar el café literario más popular de la ciudad, el Café Braseleira, fundado en el año 1905. Tienen una agradable terraza desde donde se puede contemplar el ir y venir de la gente y la popular estatua de Fernando Pessoa, escritor portugués y famoso tertuliano de este café. Su interior traslada al visitante a principios del siglo XX con sus maderas talladas, sus escayolas en el techo, su suelo de mármol y un inconfundible aire bohemio y añejo.

 Café A Brasilerira en la Rua Garret 120

Il Gelatti piu fini del Mondo, así de rotundos se muestran los dueños de Santini, una heladería italiana situada en la calle Rua do Carmo 9, y que lleva deleitando al personal desde 1949 y no es para menos. Helados a base de productos 100% naturales. No dejéis de probar el de fresa, es la especialidad de la casa, os aseguro que no habéis tomado un helado de fresa igual es vuestra vida! sencillamente espectaculacular! Si queréis saber más sobre esta heladería podéis visitar este  post


En la Rua de Sao Jose 54, calle paralela a la Avenida Libertade, la principal via de Lisboa, y cerca de la plaza del Rossio, se encuentra Ze Varunca (http://www.zevarunca.com/), un coqueto y agradable restaurante donde poder degustar comida típica local, pero especialmente de la zona del Alentejo. Cenamos exepcionalmente, primero un Arroz Tamboril que es una sopa con arroz y pescado... se me hace la boca agua de recordarla y después Rojoes de Alentejana, una fuente de barro con  carne de cerdo y patatas asadas que estaba deliciosa... las raciones son tremendamente generosas. Lo anteriormente mencionado más entrante más vino de la casa por apenas 20 € por persona.

Descubre la gastronomía local en este restaurante de generosas raciones, francamente recomendable

Después de los pastelitos de Belem,  el café en A Brasileira, el helado en Santini y la cena en Ze Varunca, nada mejor que una bebida espirituosa para acabar la jornada!. Había leído buenas críticas sobre un local llamado Pavilhao Chinez en el Barrio Alto, pero desde luego al traspasar sus puertas se superaron ampliamente mis expectativas. El local es francamente difícil de describir. A medio camino entre un museo y un café-bar, sus laberínticas estancias están llenas de miles de imágenes, cuadros, figuras y juguetes que inundan y recargan  vitrinas, muebles, techos y suelos, sin dejar espacio libre.


Todo el local respira un ambiente místico y clandestino. Después de llamar al timbre de entrada, nos abre la puerta un impecable camarero que nos acompaña a la mesa y nos deja la carta de bebidas y puros, bueno, la "carta" en cuestión tiene 80 páginas y está generosamente adornada con dibujos erótico-satíricos que evocan carteles de los años 20 con cabareteras y clientes con pajarita.
Una sugerente "carta" de puros y bebidas...complicada eleccion!

Pavilhao Chinez es una locura de sitio, una divertida y pícara locura, una locura para los sentidos, sobre todo para la vista donde la cantidad de imagenes y figuras que cubren sus paredes y techos emborrachan el cerebro sin alternativa posible.


Lisboa Magnifica, Lisboa Bella, Lisboa Emocionante y Decadente...apenas hace unos días que te he visitado y ya tengo ganas de volver a seguir recorriendo tus empedradas calles y descubrir los mil y un secretos que sé que aún me guardas.







4 comentarios:

cristina dijo...

qué chulo el post y qué bonito Lisboa, sitios preciosos que hay que visitar!!!!

Cadesafe dijo...

¡¡¡Qué descubrimiento!!!, tanto el post de Lisboa como el blog. Lo de Lisboa me viene al pelo ya que en 15 días voy para allá y lo que me más me gusta es eso de "sitios diferentes" Y las otras ciudadas para otras ocasiones.
Un saludo,

Cadesafe dijo...

Muy chulo el blog. Lo de Lisboa me viene al pelo ya que en 15 días voy para allá y las otras ciudades tomo nota y para otras ocasiones. Lo que mas me gusta al respesto es lo de lo "sitios diferentes".

Un saludo,

Cadesafe dijo...

Muy chulo el blog. Lo de Lisboa me viene al pelo ya que en 15 días voy para allá y las otras ciudades tomo nota y para otras ocasiones. Lo que mas me gusta al respesto es lo de lo "sitios diferentes".

Un saludo,